Se le vencieron los plazos al TOF y liberaron a lideres narco | MadrynSite

Información al instante de Puerto Madryn y la zona

Se le vencieron los plazos al TOF y liberaron a lideres narco

arenas blancas 31Los detenidos en 2014 por el resonante caso de narcotráfico “Arenas Blancas” fueron liberados porque cumplieron tres años en prisión preventiva y sin ser sometidos a juicio.
Las liberaciones fueron ordenadas por el Tribunal Oral de Comodoro Rivadavia, el mismo que juzga el caso Langostino Santo y por el Juzgado Federal nº 2 a cargo del Dr. Gustavo Lleral.
Cabe agregar que continuarán como imputados en la causa, pero no con prisión preventiva para no vulnerar el principio de inocencia estipulado por la Constitución Nacional y las leyes vigentes.
En junio de 2016 el fiscal federal Fernando Gélvez había pedido la elevación a juicio oral por consideran suficientes las pruebas recolectadas. Por las fechas establecidas el juicio se prevé para mediados de 2018.
El operativo Arenas Blancas se desbarató en septiembre de 2014 con 45 detenciones.
En octubre de ese mismo fueron liberados la mayoría de los detenidos en el operativo de abril de ese año, por “falta de mérito”.
A lo largo de estos años fueron recuperando la libertad muchos de los detenidos, sin perjuicio de la continuidad de la causa, pero sí quedaban en la cárcel los considerados presuntos jefes de la banda.
Justamente el día 13 de septiembre se cumplían los tres años de la detención de los líderes, los dueños de la cantera donde se encontraron más de cien tizas de cocaína, hallazgo que desencadenó la operación contra el narcotráfico. A las 13 del día 13, los presuntos líderes de la banda narco fueron liberados.
Ocurre que al Juzgado Federal de Rawson se le habrían vencido los plazos, a los tres años, y tuvieron que liberar a los presuntos líderes de la banda, padre e hijo; mientras que un tercero seguirá detenido pues es reincidente.
El otro líder de la banda sigue con prisión domiciliaria, pero por otra condena, la del caso conocido como Yeso Blanco o La banda del yesero.
Cabe señalar que los detenidos habían montado una cantera y una empresa de transporte, e incluso fueron proveedores del Estado provincial en la gestión anterior y ahora serían proveedores en una importante obra de carácter eólico en la zona.
A mediados de 2016, la Fiscalía Federal de Rawson pidió la elevación a juicio de la causa que investiga a una banda que vendía cocaína en distintas ciudades de la provincia de Chubut, investigación conocida como “Arenas Blancas”, dado que la organización solía enterrar la droga en la arena para acopiarla.
A través de una presentación de casi 700 páginas, el fiscal Fernando Gélvez detalló los hechos que se les endilga a cada uno de los 49 acusados, así como el rol que mantenían en la estructura delictiva.
La investigación de Gelvez puso al descubierto una estructura delictiva que actuaba de manera coordinada para llevar a cabo la provisión, el almacenamiento, la distribución y comercialización de la cocaína.
Para la investigación, la banda, con conexiones en Bolivia, Misiones, Buenos Aires y Puerto Madryn; estaba liderada en la zona por los hermanos Quiroga y parte de sus familias; y distribuían la droga en la zona.
En 2014 cuando se produjeron las detenciones, según revelaron las autoridades, la organización criminal era encabezada por dos hermanos cordobeses, con la participación del hijo de uno de ellos, a quienes los ubican en la punta de la pirámide como distribuidores, se trata de Fabián Guillermo “Tata” Quiroga, Baltazar Quiroga y Cristian Quiroga; el primero es el dueño de una importante flota de camiones de transporte de cargas locales.
La investigación de dos años fue llevada a cabo en forma conjunta por la Policía del Chubut y la delegación Rawson de la Policía Federal Argentina, durante cuyo lapso se fue determinando la red de distribución y el origen de los estupefacientes, como así también la ruta de ingreso a Chubut, al tiempo que se hizo un seguimiento sobre diferentes operaciones comerciales de diverso rubro que les permiten sospechar cómo insertaban luego el dinero de la droga en el circuito legal, en lo que se denomina el lavado de activos del narcotráfico.